sábado, 1 de octubre de 2011

Algo de mi...

Hoy no tengo fotos para subir...si tengo muchas ganas de escribir, como solía hacerlo antes, cuando era chica, cuando tenía tiempo y soñaba con mi vida de adulta... aún recuerdo cuántas elucubraciones hacía al respecto de "como me vería en el 2000"...
El 2000 fue quizás el año más duro de mi vida... tenía una hija especial recién nacida que afrontaba con mucho valor dos cirugías de complejidad a raíz de un mielomeningocele que trajo de su mundo espiritual...
Ya pasaron 11 años, en los que me dediqué casi exclusivamente a sanar...a ella, a mí, a mi familia, a mis amigos...
Casi no volví a escribir,descubrí con asombro que los escritos de todos estos años se los presté a alguien y nunca más volvieron...así que no tengo más registro que el de mi cuerpo...
Quizas he realizado el trabajo con tanto amor y tan bien, que alguien ha pensado que podria encargarme de una tarea mas grande todavía y llegó a mi vida la enfermedad de mi esposo...
Nunca pensé que sucediera...
Nunca pense que pasaría algo asi...
y aquí estoy sanando otra vez, de la manera que puedo, con amor, con paciencia, con esperanza, con creatividad al máximo, buscando cosas, arriesgándome, encontrando vueltas, escritos, investigaciones, rezando, ayudando, acompañando...hasta escribiendo...no se si me equivoco, se que a veces uno no sabe que camino seguir ni de qué manera...pero lo intento, me animo...
De animarse y otras cosas debería escribir...
Sigo haciendo muñecos y cada vez que uno me muestra una sonrisa yo siento que sano...Me animé también a seguir un sueño que tenía de niña: ser actriz...
Y me subí a un escenario a contar historias, cuentos... a darle vida a un personaje de fantasía, tan espiritual como terrenal, tan cuerda como loca, tan divertida como quejosa y me animé...Me animé a Nani...
Y aprendí a manejar también, no lo tengo muy claro aún pero me animé...
y una vez escribí que cada "vida que se anima es poesía" y creo hoy que eso es lo que intento, vivir mi vida como una poesía... a veces es un poema muy triste...otras un canto a la alegría, siempre es muy Natalia, como la luna de la canción, siempre cambiante pero siempre igual...solita hermosa y distante...
Esta es la Natalia que hace los muñecos de Khailas, de esa madera está hecha, de dolor transmutado todo el tiempo en alegría, de aprendizajes complicados, de marchas y contramarchas, una Natalia muy romántica que busca el amor todo el tiempo, en una persona, en una tela, en una flor, en una siesta de verano...en ojos, que la resignifiquen , en miradas de niños... en gestos de amor... una Natalia muy segura de que la belleza es un derecho humano, una Natalia que heredó de muchas generaciones y muchos seres la necesidad casi convulsa de crear, de encontrar la belleza en la vida cotidiana, de hacer un mundo, con un hilo, una tela y una aguja...así soy... así me siento y desde ese lugar creo y vivo en KHAILAS, muñecos para el alma...ojalá me trascienda, ojalá sea una mensaje de amor que vaya mucho más lejos que yo, ojalá alguna día me siente a mirar para atrás y vea estos años como una hermosa poesía...así será.

1 comentario:

Cris Purrusalda dijo...

Me encanta saber más de ti, siento que estamos tan conectadas a pesar de los kilometros de distancias.... sigue creando, escribiendo, contando... para vivir la vida y ponerle un toque especial, que te ayude en todos esos momentos, y aquí me tienes amiga, aunque sea virtual. un abrazo y espero que todo este mejor